Una leyenda de puebla

puenteLa leyenda del puente de los duendes. En el municipio de Tehuacán, en Puebla, existe un viejo puente de piedra que sirve para el paso peatonal por sobre un rio y originalmente se utilizaba para servir de paso a las carretas y que así no se mojara la mercancía transportada. Cuentan que allí vivía un hombre llamado Hilario, el cual siempre estaba de juerga, aprovechaba cada posibilidad para cruzar el puente hasta el pueblo y allí beber hasta no poder mas, generalmente sus amigos lo acompañaban luego de regreso hasta su casa, pero un día hubo una pelea callejera y todos se fueron en diferentes direcciones por lo cual ese día Hilario debió volver solo por el camino de regreso, emprendió la marcha y cuando estaba llegando cerca del puente de piedra pudo ver a una gran gallina blanca, decidió que sería una buena comida para el día siguiente, entonces comenzó a perseguirla, la siguió hasta que el animal se metió debajo del puente, entonces al llegar allí el hombre pudo ver a una multitud de hombrecitos de medio metro que destrozaban a la gallina con sus garras y dientes, al ver al hombre estos seres comenzaron a perseguirlo, Hilario corrió con todas sus fuerzas y se escondió en su casa. Al día siguiente se despertó pensando que todo aquello que vio era un sueño, por lo cual se levantó tranquilo, pero pudo sentir unas punzadas de dolor en los tobillos, al mirar pudo ver las heridas provocadas por las garras y dientes de los duendes mientras corría. Luego de este suceso Hilario se mudó y nunca más se lo volvió a ver, pero desde entonces recomiendan no andar de noche cerca de aquel puente de piedra.