Leyendas indigenas mexicanos

Sahuatoba que significa “el eterno adolescente” fue producto del dios del rayo quien estaba locamente enamorado de la estrella. En un día común como cualquier otro se dice que el dios del rayo y la estrella del mañana se dieron un beso de amor en el cual nació un niño a quien llamaron Sahuatoba, este niño fue lanzado a la tierra por un rayo, su madre la estrella de la mañana bajaba algunas veces a visitar a su adorable hijo y lo aconsejaba.
Fue advertido de una gran catástrofe se acercaría y que debía estar preparado, se quedó solo rodeado de agua lo único que había de tierra era el picacho donde se encontraba resguardado y así duro bastantes años hasta que la tierra volvió a la normalidad e hizo su vida con una mujer a quien perdió por celos de su padre mandándola al espacio convirtiéndola en la estrella de la tarde y es por eso que Sahuatoba siempre observaba con atención a aquella estrella que se creía que era su mujer y varios indígenas la veían como una diosa.