Leyendas indigenas de costa rica

El dueño del monte. Cuentan las personas que viven cerca del monte que todas las noches abunda un fantasma gigantesco, tiene el cuerpo cubierto con su pelo largo. Se sabe cuándo anda por ahí pues se escuchan sus gemidos y estos mismos hacen que se espanten los viajeros.
Se dice que es el alma en pena de un cazador al que nadie lo podía detener por su mente criminal, mataba a cualquier animal que se le cruzara en su camino solo por el placer de matar de sentir que por él, alguien muere.
Cuando murió Dios no podía perdonarlo pues eran muy fuertes las cosas que él había hecho, gracias a san francisco fue perdonado y le otorgo una segunda oportunidad.
Le dio la oportunidad con la condición de que si regresaba seria para proteger a los animales, de manera que si alguien los quería matar el aparecería a un animal salvaje para provocar su miedo y así se fuera y lo dejara en paz.