Leyendas indigenas cortos

Las garzas del lago. En la isla de Yunuen vivía hace mucho tiempo una mujer joven y alegre de mirada larga que se llamaba “apunda” todas las mañanas se acercaba a la orilla de la isla, para sumergirse en las aguas y nadar con los peces que lo habitaban, estaba enamorada del lago y de su inmensa hermosura .