Leyendas de yucatan

gañaLa lagaña del perro. Un hombre con curiosidad quería saber si en el día de los muertos cuando dejaban ofrendas, los muertos venían a probarlas, entonces hablo con una bruja que le dijo que solo los perros verían las ánimas, él uso a su perro poniendo un pañuelo en sus ojos frotándolo y luego en los suyos para ver como el canino, se escondió luego de poner la ofrenda y esperó en un rincón que aparecieran los fallecidos, se encontró entre los que entraron con su hermana que tiempo atrás se había ido, cuando la vio, ella le preguntó porque estaba tan empecinado en verlos, que por causa de su acción y a contra de su voluntad, ahora se lo tenía que llevar. El día siguiente entraron en su casa y yacía sin vida el hombre.