Leyendas de Irlanda

Los hijos de Lir. La leyenda de los hijos de Lir es una de las leyendas más conocidas y difundidas de Irlanda, es un patrimonio de la antigua cultura celta e identifica a todos los irlandeses actuales, Leyendas de Irlandatal es así que existe hoy en día una hermosa estatua en su honor. Cuenta la leyenda que hace muchos años en el antiguo reino de Erin (Antigua Irlanda) Estaba a punto de llevarse a cabo la ceremonia de coronación del nuevo rey, el cual sería escogido de entre los gobernantes de las 5 tierras irlandesas, el afortunado fue el Rey Dearg por lo que el rey Lir se marchó muy enojado a su propia tierra. El nuevo Rey quería mantener la paz en su tierra, por lo que le propuso a Lir la posibilidad de casarse con una de las hermanas más hermosas del reino, Lir aceptó de inmediato y escogió a la hermana mayor llamada Ove, con ella tuvo un par de gemelos, una niña y un niño, luego tuvo otro par pero en este caso ella murió en el parto.

El Rey Lir quedó muy desconsolado pues amaba mucho a su mujer, entonces el Rey Dearg le ofreció a la hermana menor de Ove para que pudiese animarlo, Lir aceptó. Por un tiempo volvió la normalidad, pero al poco tiempo la madrastra comenzó a sentir celos de los hermosos pequeños, así que recurrió a una varita mágica que le había dado un hechicero y convirtió a los pequeños en hermosos cisnes con cadenas de plata en sus cuellos. Los cisnes se hicieron entender y contaron al Rey lo que había sucedido, por lo que la malvada madrastra fue convertida en un monstruo con su misma varita y así vivió por el resto de sus días, por su parte los cisnes recorrieron Irlanda llevando felicidad a donde fueran. 500 años después volvieron a su tierra natal y un príncipe les quitó las cadenas, por lo que los cisnes recuperaron su forma humana, pero ya eran unos ancianos muy demacrados, murieron al poco tiempo y fueron enterrados juntos, permaneciendo así unidos para siempre.