Leyendas de hidalgo

Leyenda El Columpio del Diablo. Un hombre en este lugar es que aparece agonizando, nadie sabia el motivo, hasta que un día se quedó a pesar de los ruidos un hombre junto a su amigo, ellos querían ver que ocurría y se adentraron para presenciar algo espantoso, el dueño de la hacienda le había vendido su alma al Diablo en vida, entonces ahora estaba pagando las consecuencias, vieron al dueño de la hacienda que estaba echo huesos y aún así en un columpio quejándose sin parar, luego se prendía fuego y se carbonizaba delante de sus ojos, cuando quisieron irse corriendo del lugar, la muerte se paró frente a ellos y no los dejó avanzar, ambos cayeron ahí mismo sin vida porque después de haber visto lo que vieron, ya no podían irse.