Leyendas de El Salvador

La poza de Bululu. Lo que ahora se conoce como el río Sensunapán, antes era conocido como la poza de Bululu y todos en el pueblo sabían que estaba encantada, nadie a ciencia cierta sabría cómo, Leyendas de El Salvadorpero si había una leyenda dando vueltas por el lugar que contaban los abuelos y hoy en día con otro nombre todavía se cree que podría ser posible.

Se comenta que cuando uno se iba a bañar a la poza en ese entonces, algunas veces los hombres tanto como mujeres podían encontrarse con un guacal de oro, el mismo siempre actuaba de la misma manera y tenía consigo un jabón de color plateado por lo que llamaría la atención e cualquier persona ambiciosa aunque claramente no le pertenecía a la misma, simplemente aparecía de pronto como si saliera desde lo profundo.

Lo que hacía con quienes lo atrapaban al guacal de oro era burlarlos de la peor manera, cuando lo tomaban se volvía a meter para abajo y si seguían insistiendo sucedía que se hundían para nunca más volver a la superficie, pero en cambios si no lo tocaban y lo dejaban tal cual lo habían encontrado serían muy bien recompensados, se le atribuyó a muchas entidades esta leyenda, pero se cree con mayor certeza que ese jabón con el guacal es de la virgen que castiga a los ambiciosos de dicha forma y recompensa a quienes pueden dejar lo que no les corresponde en su lugar para poder de esta manera demostrarle con actos que son personas honestas o todo lo contrario