Leyendas de dinamarca

Leyendas de dinamarcaLa leyenda del anillo mágico de Tove es una historia que lo tiene todo sin lugar a dudas, pues es una mezcla de amor, magia, intriga, locura, codicia y dioses, todo lo que un buen relato tiene que tener. Esta es una leyenda de Dinamarca que es muy típica y conocida por los lugareños, la misma tiene como protagonista al rey Valdemar, el cual amaba mucho a su pequeña hija llamada Tove, pero lamentablemente la joven princesa murió debido a una enfermedad, a su padre se le desgarró el corazón ante esto y mando a que embalsamaran el cuerpo de la niña para poder conservarla siempre hermosa, desde ese día el rey siempre se dirigía hacia el sitio donde descansaban los restos de su hija para desearle buenas noches, cuando el rey debía viajar hacia que sus criados cargasen con el féretro de la niña para que lo acompañase a cualquier lado que se dirigiese. Los criados comenzaron a creer que el rey había enloquecido y hablaron con los demás cortesanos para que alguien averiguara que era lo que realmente le pasaba al rey. El tiempo transcurrió hasta que a uno de los cortesanos le tocó el turno de vestir a Tove con sus ropas ceremoniales, en ese momento descubrió que la joven poseía un anillo mágico que le había otorgado su madre al nacer, este anillo hacia que el amor del rey fuera persistente hacia ella aun después de muerta, por lo que el cortesano le quitó el anillo y se lo quedó guardando el secreto.

Al poco tiempo el rey preguntó por qué no se le había dado sepultura aun a la niña y realizaron un velatorio para despedirla. El rey comenzó a mirar con buenos ojos a un cortesano en particular al que lo elevo hasta casi el cargo de un príncipe, este cortesano poseía el anillo de Tove y cuando vio que su fortuna era inmerecida sintió cargo de conciencia y arrojó el anillo a un lago. El rey entonces comenzó a pasar mucho tiempo en el lago, creo en medio un castillo y le coloco un puente de bronce, exclamo a Odín que no quería el Valhala, que su hermoso sitio era mucho mejor, así que Odín se enojó, decidió castigar al rey por toda la eternidad condenándolo a vivir en el bosque que rodea al lago y allí se le da caza todas las noches, los lugareños aun hoy continúan escuchando el galopar de los caballos en la noche.