Leyendas de coahuila

Leyendas de coahuilaEl callejón de la Delgadina. Vivía un gran carnicero que siempre estaba lleno de grasa y sangre, al mismo lo apodaban El Gigante Severo, él estaba contento con su mujer a la cual le decían “La Trenzona”, ella comenzó a verse con un hombre, conversaban y luego también lo hacían en su casa, pero el carnicero no era celoso, así como tampoco sospechaba nada, cuando la gente del entorno le hizo dar cuenta de su aventura, luego él pudo comprobar que era verdad, como castigo para la mujer infiel, la colgó de un gancho de profesión y la mantuvo en una de las habitaciones del hogar durante mucho tiempo, dándole de comer solamente migajas de pan y torturándola, luego de meses la encontraron en un arroyo sin vida y toda destruida, el único rasgo para poder reconocerla era su cabellera, el hombre partió de su hogar, pero al callejón le dieron el apellido de uno de ellos por la maldad que hubo en tales actos.