Leyendas de belgica

Leyenda de Manneken Pis. La leyenda de Manneken Pis es una de las historias más difundidas de la ciudad de Bruselas, tal es así que la estatua del pequeño niño que orina es prácticamente una cita obligada para todos losLeyendas de belgica turistas que visitan la ciudad. Lo curioso es que existen muchas versiones de esta leyenda, pero son realmente muy pocos los que conocen la más antigua de estas historias, la cual les contaremos en esta ocasión, la misma se remonta al año 1142 año en que cerca de la ciudad se llevó a cabo una batalla entre las tropas del entonces niño Duque Godofredo III de Lovaina y la poderosa familia Berthout que eran señores de Grimbergen, la historia dice que las tropas de Godofredo tenían todas las posibilidades de perder por estar en inferioridad numérica y por qué su comandante y señor era un niño pequeño, entonces decidieron colocar al pequeño Duque en una sesta y luego lo colgaron de un árbol muy alto para que estuviera a salvo de la batalla, así lo hicieron, pero cuenta la leyenda del Manneken Pis que en ese momento el niño se asomó pos sobre la sesta y orinó encima de las tropas enemigas, milagrosamente ese día las tropas del Duque salieron victoriosas y el ejército enemigo terminó orinado, derrotado y doblemente humillado. Desde ese día los pobladores hicieron una estatua rememorando al niño que orina, el cual representa también el espíritu rebelde de los pobladores de la ciudad, como dato adicional, es importante remarcar que desde entonces la estatua ha estado resguardada en la fuente en la que reside, los vecinos han protegido al niño de guerras, invasiones y bombardeos, incluso la pudieron mantener a salvo de la incursión de Napoleón y hasta el día de hoy la siguen protegiendo.