Leyendas cortas de guanajuato

“La Tiznada” y San Antonio. Un día fue un hombre que habitaba en Salvatierra para el templo de San Antonio y entonces le pidió guanaque le cumpliera un favor, él hizo el milagro que se le había exigido por parte de su devoto, por eso quería regalarle una becerrita, cuando se la fue a llevar pasó algo que nadie imaginaría, la misma tomó la imagen pulcra de San Antonio frente a todos los creyentes y salió corriendo con ésta bajo sus dientes, todos la comenzaron a correr para quitársela y lo hicieron, la volvieron a dejar donde estaba para que todos puedan seguir adorando a su santo.