Leyenda indigena infantil

La leyenda de los vigilantes de la cascada. En la cascada de Tolapa, en Huauchinango, estado de Puebla, existe una vieja leyenda

que cuenta acerca de unos ancestros vigilantes que habitan en las rocas que rodean a la cascada, los antiguos indígenas aseguraban que estos ancestros guardianes custodiaban a los pueblos que habitaban cerca, aunque otra versión aseguraban que estos vigilantes en realidad cuidaban el agua, la cual es la fuente de toda la vida de la región. Lo cierto es que los lugareños aseguran que cuando uno está en el puente de Tolapa a cierta hora del día y desde ángulos específicos, cascadase puede ver en la roca y entre la maleza unos rostros gigantes increíblemente realistas, los cuales son los mismos rostros que veían los antiguos indígenas, estos son los vigilantes de la cascada.