Leyenda indigena del sol y la luna

Leyenda indigena del sol y la lunaCuenta la leyenda que después que los dioses terminaron de hacer la tierra se reunieron para decidir quién sería el encargado de iluminar la tierra durante el día y quien lo haría durante la noche.
Cuando preguntaron quien iluminaria la tierra durante el día nadie quiso aceptar, hasta que Tecuciztécatl se ofreció, él era un dios presumido el cal quería ser adorado. Cuando toco el turno de elegir quien iluminaria la tierra durante la noche nadie quiso hacerlo, asi que los dioses le dijeron a Nanahuatzin que se ofreciera, él era el más tímido y sumiso asi que acepto.
Cundo era la hora de arrojarse al fuego Tecuciztécatl no quería, así que Nanahuatzin lo hizo primero y después lo siguió el otro dios. Los dioses se quedaron sorprendidos pues vieron como Nanahuatzin salía convertido en el sol por a haberse arrojado primero y Tecuciztécatl salió como la luna.