Leyenda indigena de mexico corta

El deposito en Tepetongo. Cuenta la leyenda que por las épocas coloniales vivió una de las familias más ricas, ellos tuvieron un hijo que a unos cuántos años de haber nacido se dieron cuenta que él era escrisofenico. La falta de información y el no saber que era realmente la escrisofenia los hizo pensar que el niño estaba poseído.
Como ellos les importaba mucho el qué dirán de las demás personas construyeron un depósito por así decirlo más bien era una cárcel en donde podían tener escondido s su hijo.
Era un cuarto muy al fondo de la casa, en ese profundo cuarto lo encerraron y sólo le llevaban de comer pero un día que llovió demasiado el depósito se llenó demasiado de agua, y como los padres no estaban no se dieron cuenta que el depósito está lleno y su hijo lamentablemente se ahogo.
Cuenta la leyenda que cada vez que se llene ese depósito después de la muerte del niño se escucha que están golpeando muy fuerte la puerta como si alguien estuviera ahí pero en realidad no hay nadie es sólo el espíritu de ese niño que murió solo ahogado por culpa de sus padres de entonces el niño no descansa en paz.