Leyenda indigena corta

Leyenda maya del cacao. La historia comienza con el señor Hun-Hunaphú y Vucub-Hunaphú, todos los días ellos juegan al juego de pelota contra sus medios hermanos, haciendo mucho ruido y agitando el suelo, todos estos estruendos molestaron mucho a los señores del inframundo maya, hartos del ruido se disfrazaron de mortales y salieron a la tierra para poner fin a sus molestias, cuando los señores de Shibalva encontraron a los hermanos jugando los invitaron a sus dominios para tener un juego entre ellos los mortales accedieron lamentablemente perdieron, el castigo por perder fue entregar su vida, los señores de shibalva decapitaron a los hermanos y colocaron las cabezas como trofeo en un árbol muerto y seco poco después este árbol regreso a la vida y comenzó a dar cabezas como fruto.