Leyenda del Chingautla

Una vieja leyenda de Teziutlán cuenta la historia del Chingautla, en cuyos perfiles se recortan las siluetas de tres vírgenes que Leyenda del Chingautlayacen allí desde tiempos antiguos. Cuenta la historia que en tiempos antiguos estas montañas eran la línea divisoria entre dos imperios importantes de aquella época, los Aztecas por un lado y los Totonacas por otro, durante años estas dos facciones se vieron envueltos en contantes luchas que principalmente eran iniciadas por los Aztecas que se cruzaban para el otro lado en un intento constante de conquista. En una de estas peleas 3 doncellas se vieron afectadas por la partida de sus prometidos, unos guerreros bravos que fueron mandados a combatir, los guerreros se despidieron de las doncellas aztecas en la montaña y partieron hacia la batalla, pero antes de que se vayan las jóvenes les prometieron a los guerreros que los esperarían en ese sitio hasta que volvieses para que pudieran casarse. El tiempo pasó y a las muchachas les comunicaron que los guerreros habían muerto en combate, las jóvenes sintieron un profundo dolor, sin embargo permanecieron en aquel sitio firmes a sus promesas, así fue como se terminaron convirtiendo en piedra, para poder permanecer allí por siempre aguardando a sus prometidos, por siempre, como ellas habían prometido.