Leyenda del alacran de durango

alacraPara no lidiar con los peores villanos que iban a parar a la cárcel de Durango, los empleados del lugar que mantenían tranquilos a los presos tenían un pequeño secreto, en la celda de los castigos que era totalmente oscura y nadie quería entrar ni por casualidad, ocultaban ellos a un pequeño alacrán, el mismo se encargaba del trabajo pesado porque luego de dejar a los prisioneros ahí dentro, él los picaba hasta que tenían que sacar a la persona lista para el funeral, así se ahorraban muchas molestias que no querían tomarse, pero nadie sabia lo que ocurría allí dentro.