La mulata de cordoba

La mulata de cordobaHace años en la Villa de Córdoba, en el Estado de Veracruz, vivió una mujer que era muy conocida por su hermosura pero lo que llamaba más la atención era que se notaba muy joven, pasaban los años y ella seguía viéndose igual, como sí el tiempo no pasara por ella. Nadie sabía de donde era ni su historia, por eso la llamaban “la mulata” por su mezcla de sangre negra y española.
Era muy orgullosa, todos los hombres la buscaban, no había ninguno que se resistiera, algunas personas dicen que aparte de curar males sabía hacer pócimas de amor.
Como esto no era muy bien visto la acusaron y llegó hasta el tribunal, donde la juzgaron y mandaron a encarcelar en San Juan de Ulúa, donde vivió llena de tormentos, sabiendo que moriría en la hoguera, la mulata pidió como última voluntad un pedazo de gis al que la cuidaba, y en su celda dibujo un barco muy bien hecho, con las velas sueltas. El carcelero escucho ruidos y se asomó a verla, dicen que la mulata salto para subir al barco que dibujo, con el viento se movían las velas y ante esto el guardia estaba sorprendido y espantado, la mulata sólo se despedía diciendo adiós mientras se alejaba sobre las olas del mar.