Fuego de terciopelo

Cuentan las personas que se trataba de una india que tenía por nombre Anahí a pesar de que no era muy linda tenía un corazón noble.
Invertía su tiempo en hacer canciones inspiradas y dedicadas a todo lo que la rodeaba ,dioses, a su tierra, su familia. Se dice que un día no esperado llegaron los colonizadores y tuvieron de cautivos a los miembros de la tribu, Anahí no paraba de llorar al ver todo lo que estaba pasando pues de alguna manera se sentía culpable.
Anahí solo estaba buscando el momento preciso para librarse de la cárcel y seguir con su vida normal, una noche de estar dormida, de pronto la despertó un ruido muy fuerte al asomarse miro que el carcelero estaba profundamente dormido y no pensó mucho para salirse de ese lugar.
Cuando se dieron cuenta que no estaba, rápidamente fueron a buscarla al lugar donde sabían que la iban a encontrar, la encontraron y la ataron a una silla. En ese entonces su cuerpo empezó a quemarse. Cuenta la leyenda que conforme iba subiendo el fuego su cuerpo se iba transformando en un enorme árbol, lleno de flor de terciopelo rojo.